Aguascalientes, Ags, 8 de agosto de 2016.- En Aguascalientes siguen ocurriendo peleas clandestinas de perros y las autoridades no actúan o lo hacen de forma tardía, complicando las detenciones en flagrancia. Rosy Quezada es una joven de quien le hablamos hace algunos meses, ella encabeza una asociación civil que rescata y rehabilita perros. El pasado 3 de agosto recibió un reporte de una pelea que se estaba llevando a cabo en la calle Navarra de la colonia España.

“Me denuncian como siempre peleas de perros es el caso de que marco a la autoridad antes de llegar al hecho porque yo no quería llegar sola, marco no llegan, pasan 20 minutos, no llegan, vuelvo a hacer llamadas, tengo alrededor de 10 llamadas a la autoridad donde se están peleando yo llego y todavía estaba la pelea en flagrancia”.

Tras la pelea, el dueño de uno de los perros se retiró del lugar y aún hubo tiempo suficiente para que el pitbull más herido fuera amarrado. Su peleador se metió a una casa y mientras Rosy trataba de ayudar al can seguía a la espera del apoyo de la policía municipal. El propietario del perro salió de su domicilio y empezó a agredir a Rosy quien para esos momentos ya había levantado algunos videos de lo ocurrido.

“Me agrede, vuelvo a marcar a los cuerpos de emergencia, quiero reiteras cual es el tiempo de respuesta de la autoridad”.

Desafortunadamente las autoridades llegaron al lugar de los hechos más de una hora tarde desde el primer intento de comunicación. Para Rosy una lamentable situación sobretodo porque se habla mucho de que en Aguascalientes no ocurren peleas o de la oportuna intervención de las autoridades. Sin el apoyo de las autoridades captar en flagrancia estos eventos de poco sirve.

“¿Cómo va a ser esto posible si la autoridad llega después, tengo entendido que el tiempo de respuesta es de 3 minutos, ponle 5 pero aquí yo acudo al reporte, como vamos a acreditar si la autoridad no llega”.

“Seguridad pública o Fiscalía en este caso”.

Cuando finalmente llegaron, los policías pusieron de pretexto que no podían interferir debido a que al perro ya lo tenían en propiedad privada; ni siquiera intentaron a decir de Rosy, invitar al dueño a dialogar. Esta mujer teme por su integridad debido a que muchos peleadores de pitbull ya la ubican al igual que los mismos elementos policiales debido a que da a conocer y da seguimiento en redes sociales o por el medio que puede, de cuanta pelea se entera.

Rosy asegura que no quitará el dedo del renglón para terminar con estos actos de crueldad animal y pide el apoyo de las autoridades para que sean competentes.

Bottom Banner - Visita Galeria